Por qué se cayó el helicóptero en el que murió Kobe Bryant: el indicio que aportaron tres testigos

El ex basquetbolista salió a volar con una autorización especial a pesar de la densa niebla. Los bomberos recibieron la alerta minutos antes de las 10 de la mañana, para ese entonces las nueve personas que volaban en el helicóptero ya habían fallecido

Este domingo murió la leyenda del baloncesto mundial Kobe Bryant, máximo anotador de los Lakers y uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA, en un accidente aéreo en la ciudad de Calabasas, Los Ángeles. El ex jugador viajaba junto a otras ocho personas entre las que estaba una de sus hijas, Gianna, de apenas 13 años. Las identidades de los fallecidos fueron confirmadas este lunes por la Policía, que además se encuentra investigando por qué se produjo el accidente.

Las condiciones climáticas en el área de Los Ángeles, con una densa neblina, no eran los ideales para volar. La mayoría de los helicópteros, incluidos los policiales, habían decidido permanecer en tierra. Pero el Sikorsky S-76B contó con una autorización especial para volar llamada VFR (Special Visual Flight Rules, o autorización especial de reglas de vuelo visual especial).

Aún así, los controladores aéreos le advirtieron en determinado momento que estaba volando “demasiado bajo” poco antes de que el aparato se estrellara, de acuerdo a un audio que ha trascendido. En el accidente perdieron la vida nueve personas, incluyendo la leyenda de la NBA de 41 años.

Los Ángeles Times publicó la versión de dos testigos que aportan datos para comprender qué fue lo que ocurrió. La aeronave, que tenía todos los papeles en regla, se estrelló poco después de sembrar la alarma entre los vecinos, que oyeron el ruido de sus aspas muy cerca.

“Estaba sentado en la mesa de mi comedor el domingo por la mañana cuando escuché el zumbido de las palas del helicóptero. Era una mañana nublada, con visibilidad a menos de 20 metros. Miré hacia una ventana cercana en mi casa de Calabasas y escuché un estallido masivo, seguido de unos segundos de silencio. Luego, una bola de fuego estalló en una ladera de Las Virgenes Road”, explica Richard Winton, periodista del sitio de noticias estadounidense, quien inmediatamente tomó unos binoculares para observar mejor la situación.

“Pude ver que el avión había sido destrozado y estaba en llamas. Resultó que el avión era un helicóptero, y estaba disperso en muchos pedazos en la ladera. En los minutos siguientes, llegó una corriente de bomberos para combatir el incendio”, escribió.

El helicóptero, un Sikorsky S-76B construido en 1991, partió del aeropuerto John Wayne a las 9:06 am del domingo, según los registros de vuelo disponibles al público. Luego sobrevoló la ciudad de Los Ángeles de sur a norte rumbo a El Monte sin reportar accidente alguno. 40 minutos después de haber despegado se estrelló en un monte que se puede ver fácilmente desde Santa Mónica.

Otro de los testigos es Jerry Kocharian, de 62 años, quien habló con Global News y dijo que mientras tomaba un café escuchó el paso del helicóptero pero le llamó la atención algo en particular: “No sonaba bien y volaba muy bajo. Lo vi caer”.

Las mismas nubes taparon la visión de este vecino, que instantes después oyó una explosión y vio la bola de fuego: “Nadie podría sobrevivir a eso”. Para ese entonces nadie sabía que a bordo del helicóptero estaba Kobe Bryant.

Otro de los testigos, Kathy Sonnad, de 40 años, dio su versión a PhillyVoice: “Me estaba acercando a mi calle y escuché este helicóptero muy ruidoso. Tenemos muchos helicópteros que van y vienen de Santa Bárbara, mucha gente tiene helicópteros privados aquí, los escuchamos, pero esto fue inusual. Fue increíblemente fuerte, sonaba como si estuviera tan bajo como una azotea. Provenía del oeste hacia el este, una ruta típica. Escuché un sonido muy fuerte pero no vi mucho debido a la densa niebla. Fue justo encima de la cabeza y luego, cinco segundos después, no escucho motores, nada. Simplemente no había nada. Absolutamente nada todavía”. Segundos más tarde, escuchó la explosión.

Se estima que la aeronave cayó desde 100 metros e iba a una velocidad de 200 kilómetros por hora, aunque los peritos de la Policía de Los Ángeles aún trabajan para obtener esos detalles.

Deja una respuesta