La frase del discurso de Joaquin Phoenix que ha hecho llorar a los Oscar

Venga, reconócelo, tienes mucha curiosidad sobre cuál será el contenido del discurso de Joaquin Phoenix en los Oscar 2020. Ahora mismo la pregunta que todo el mundo se hace es ésta: ¿Se va a atrever la Academia de los Oscar a conceder el premio al Mejor Actor a Joaquin Phoenix por su trabajo en el Joker sabiendo que va a hacer un discurso polémico? ¿Se van a arriesgar a que el actor, activista medioambiental y vegano, activista también en favor de los derechos de los animales y en contra del maltrato animal, suba al escenario a dar un discurso que puede sacarle los colores a los académicos y al respetable del gremio cinematográfico? Si piensas que Michael Moore atacó al presidente de los Estados Unidos cuando subió a dar su discurso tras recibir el Oscar al Mejor Documental por Bowling for Columbine, o que Tim Robbins y Susan Sarandon, que ni siquiera recibían un galardón, sino que lo entregaban, criticaron al gobierno de Estados Unidos por montar un campo de internamiento en Cuba de enfermos de SIDA en Haití, y que hasta Marlon Brando, que no estuvo presente, pero dejó escrito un discurso, en plan Brad Pitt, hizo una defensa de los nativos americanos en Estados Unidos que fue criticado por las fuerzas vivas de Hollywood, capitaneadas por un anciano John Wayne, tampoco es que vaya a ser algo que no hayan visto.

Su discurso tras ganar el premio al Mejor Actor en los Globos de Oro fue directamente censurado por la cadena de televisión NBC que emitía la gala y no le sentó especialmente bien al respetable allí reunido, y eso que únicamente hablaba del cambio climático (en realidad la censura vino derivada del lenguaje empleado por el actor, que no pasó por los filtros puritanos de la censura estadounidense televisiva). Allí criticó el cinismo de los insignes miembros de la industria cinematográfica en lo que respecta al cambio climático. Pero vamos que lo de llevar aviones privados a Palm Springs puede resultar pecata minuta con hablar sobre racismo en una gala, precisamente en una gala en la que de 19 nominaciones a la categoría de mejor actor y actriz principales y secundarios, solo hay uno, Cynthia Erivo, afroamericano.

Podía haberlo dejado ahí, pero Phoenix siguió con su discurso: “[…] Creo que solo quieren ser reconocidos y respetados por su trabajo. Esto no es una crítica unidireccional, me avergüenzo de decir que yo también soy parte del problema. No hay nada en mi entorno que asegure que el trabajo es inclusivo. Pero creo que hay algo más que buscar la multiculturalidad. Hay que trabajar duro para entender de verdad el sistema racista […]”. ¿Se atreverá a dar el mismo discurso, en plan Camilo José Cela? ¿Escribirá algo nuevo al respecto?

En 2019, doce mujeres dirigieron una película incluida dentro de las 100 películas más taquilleras. De esas doce, cuatro eran mujeres de color.

Este año se ha echado en falta a Greta Gerwig, directora (nominada en la categoría, eso sí, de Mejor Película y de Mejor guión adaptado) de Mujercitas, ya nominada por Lady Bird en 2018. Y la pregunta que hay que hacerse es si Gerwig merecía también la nominación antes que alguno de los otros cinco contrincantes en 2019 en esta categoría: Todd Phillips (por Joker), Quentin Tarantino (por Érase una vez… en Hollywood), Martin Scorsese (por The Irishman), Bong Joon Ho (por Parásitos) y Sam Mendes (por 1917).

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: