Isabel Pantoja desafía al coronavirus y se prepara para ‘cruzar el charco’

Este viernes 13, desafiando también a las supersticiones, se ponen a la venta las entradas para dos conciertos de Isabel Pantoja en el Gran Arena Monticello, un auditorio con capacidad para 4.000 personas a 57 kilómetros de Santiago de Chile, donde espera colgar el cartel de no hay entradas. No en vano en este país latinoamericano es una gran estrella como ya evidenció con el gran éxito que cosechó en el emblemático festival de Viña del Mar en febrero de 2017 ante más de 15.000 personas enfervorecidas.

El escenario elegido en esta ocasión es frecuentado por artistas nacionales e internacionales. De hecho, en próximas fechas tienen programados conciertos de artistas como Il Divo, Pimpinela, Toquinho y María Creuza, y ya pasado el verano, el 4 de septiembre, Raphael, otra gran estrella en Chile.

Las citas con la intérprete de ‘Se me enamora el alma’ son el 8 y el 9 de mayo próximos y, según ella misma ha anunciado en su perfil de Instagram, son solo algunas de las citas para su gira ‘Enamórate’, título de su próximo disco, que previsiblemente verá la luz en otoño, pues ya está grabado y en fase de masterización, como nos desvelaron hace tan solo unos días en Altafonte, su nueva casa discográfica, después de haber roto su relación contractual con la multinacional Universal Music, de cuya división española es presidente Narcís Rebollo y director artístico Manuel Martos.

Isabel, en el reciente concierto en Madrid. (EFE)

Isabel Pantoja anuncia fechas para su gira en un momento de enorme incertidumbre y en el que se están cancelando muchísimos acontecimientos a consecuencia de la pandemia del coronavirus. La artista está decidida este año a ir a por todas, no solo en sus actuaciones en directo (aunque su reciente vuelta en el WiZink de Madrid dejó un sabor agridulce por los problemas técnicos), sino también en su nuevo trabajo discográfico en el que, según nos cuentan, va a haber numerosas sorpresas.

Parece claro que la artista ha decidido quitarse todo tipo de corsés, y así se pudo ver en el repertorio elegido para su vuelta madrileña, ya que prescindió de una de sus señas de identidad, la bata de cola, que tan bien ha sabido mover y tanto se la ha alabado por ello (recientemente afirmaba con ironía que claro que camina bien por el escenario, que no iba a estar escribiendo a máquina).

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: