La mañana de este martes 24 diciembre, Cuenca vivió el tradicional Pase del Niño Viajero

Esta tradición cuencana se inició desde las 08h00 con la misa en la iglesia del Carmen de la Asunción, con la presencia de la ciudadanía y las autoridades locales y religiosas.

Como cada año, niños y adultos revestidos de mayorales, pastores, danzantes y personajes bíblicos caminaron a lo largo de la calle Simón Bolívar, carros alegóricos con diferentes motivos también fueron parte de esta muestra de fe que tiene el pueblo cuencano en esta fecha.

La tradicional chicha y los panes navideños fueron repartidos a los fieles y muchos extranjeros que disfrutaron de esta tradición ecuatoriana.

Miembros de las diferentes instituciones de seguridad y control fueron distribuidos en puntos estratégicos para atender las necesidades múltiples de las personas a lo largo del recorrido. El evento se realizó sin mayor contratiempos. 

El Pase del Niño Viajero es una costumbre religiosa cuencana de la víspera de Navidad, donde miles de personas se congregan cada 24 de diciembre para acompañar a la imagen religiosa tallada en 1823.

El Niño Viajero mide 20 centímetros, fue elaborada en 1823 y tiene detalles únicos, como su tono claro de piel, sus cabellos rizados color café y sus ojos grises.

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: