Cuenca,  Cuenca Destacadas

Centros de salud sin vacunas para enfrentar la COVID 19

Los centros de salud de Cuenca cumplirán dos meses sin vacunas contra la COVID 19.

La Coordinación Zonal 6 de Salud aspira que nuevas dosis de carácter bivalente lleguen para fines del próximo mes de marzo.

Las vacunas se agotaron el pasado 29 de diciembre de 2023. A partir de entonces, las casas de salud dejaron de promocionar las dosis hasta contar con un nuevo cargamento para su aplicación.

Situación en centros de salud

Diario El Mercurio recorrió algunos establecimientos de salud de la ciudad donde se observó muy pocos, o, ya no existen los letreros informativos sobre la vacunación contra la COVID 19.

Se ha dado prioridad a otros procesos de inmunización como -por ejemplo- de la Influenza y la Fiebre Amarilla.

Asimismo, son pocas las personas que acuden a las instalaciones para solicitar que se les proporcione alguna dosis.

Se visitaron las casas de salud Pumapungo (avenida Huayna Cápac), Nicanor Merchán (avenida 12 de Abril), Parque Iberia (avenida Isabel La Católica), entre otras para evidenciar esta situación.

Necesidad de contar con vacunas

Para los investigadores y profesionales de la salud se debe retomar pronto la campaña de vacunación contra la COVID 19.

Así se evitará cualquier rebrote considerando los diferentes virus y afecciones respiratorias que se van presentando debido a los repentinos cambios climáticos.

Bernardo Vega, docente investigador de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Cuenca, dijo que la ausencia de la vacunación puede incrementar en algo los casos, pero no en la cantidad que se presentó previo al proceso de inmunización que saturó a casas asistenciales públicas y privadas.  

“Las vacunas tienen una duración de seis meses por lo que es necesario repetirla una vez por año, especialmente en personas vulnerables”, citó Vega.

Los picos altos para infecciones

Algo similar opinó, Ángela Pesántez, neumóloga pediatra del Hospital Monte Sinaí, quien espera que una nueva campaña de vacunación se realice lo más pronto porque desde septiembre en adelante, siendo noviembre y diciembre los picos más altos, aumentan las enfermedades por afecciones respiratorias.

Asimismo, señaló que si no se vacuna pronto a las personas va a llegar un momento en que se ponga en riesgo la inmunidad generada, tomando en cuenta, que con el transcurso de los días aparecen nuevas variantes.

Los dos profesionales coincidieron en que la población, principalmente quienes tengan alguna complicación respiratoria, deben continuar utilizando las mascarillas. De esta manera, se reducen las posibilidades de contagios.

Fuente: Mercurio