Cuenca,  Cuenca Destacadas

Un déficit diario de 3 litros registra el Banco de Leche

Estefanía Andrade llegó desde el cantón La Troncal, provincia del Cañar, hasta el hospital “Vicente Corral Moscoso”, con su hijo de tres meses de edad para una cirugía.

El niño se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para su recuperación por lo que su estado le genera dificultades para ingerir la leche materna.

La madre escuchó que podía donar su leche para que no se desperdicie con la posibilidad de ayudar a otros bebés que están en el área de Neonatología.

Sin pensarlo dos veces acudió al Banco de Leche del hospital que funciona desde hace 14 años para solicitar información, y, que le realicen el proceso de extracción respectivo.

De esta manera Estefanía, de 28 años de edad, se convirtió en una de las madres nodrizas voluntarias de la casa de salud.

Lo será hasta que su pequeño sea dado de alta con lo que podrá regresar a su hogar para brindarle todas las atenciones que requiera en su cuidado y alimentación.  

Necesidad de almacenamiento

El Banco de Leche del hospital “Vicente Corral Moscoso” aspira que otras madres sigan el ejemplo de Estefanía porque tiene un déficit en la cantidad de leche materna que necesitan almacenar para la atención de los 31 niños que tiene como capacidad el área de Neonatología.

Precisamente, Carolina Andrade, responsable del Banco de Leche, explicó que en la actualidad se proveen de dos litros de leche materna de los cinco litros que se necesitan a diario para cubrir la demanda por lo que existe un faltante por día de tres litros.

En el 2023 se recolectó un total anual de aproximadamente 800 litros cuando lo ideal hubiera sido alcanzar los 2.000 litros. Estas cifras evidencian que existió un déficit de 1.200 litros que representa más del 60 %.

Sobre las acciones que llevan adelante para tratar de reducir esta brecha, Andrade dijo que es captar a las pacientes que producen una mayor cantidad de leche de la que requieren sus hijos para que realicen la donación con los explicativos del caso.

Asimismo, el Banco de Leche lleva un análisis exhaustivo de las enfermedades y patologías por las que están internados los recién nacidos en el hospital para suministrarles el alimento.

 “Los prematuros -por lo general- desarrollan problemas gastrointestinales por su inmadurez que ocasiona que no puedan ingerir la leche materna por lo que se les da sucedáneos especiales. Así se compensa la cantidad de leche materna que requerimos diariamente para la atención”, aseveró Andrade.

Fuente: Mercurio