Cuenca,  Cuenca Destacadas

Familias de Baños, en Cuenca, preparan alimentos para regalar a policías y militares

Cuando los policías y militares empezaron a salir a las calles tras los hechos de violencia ocurridos en Ecuador, la familia Durán se preguntó cómo podían colaborar. Entre ideas e ideas surgió cocinar alimentos y entregar a los miembros de las fuerzas del orden mientras cumplían con su trabajo.

Fue así como la mañana del 10 de enero, la familia Durán recorrió su vecindario, el barrio Zhin Zhin, de la parroquia Baños, para preguntar a los vecinos si querían colaborar con ingredientes para preparar comida y alimentar a la mayor parte de policías y militares que patrullan las calles de Cuenca. 

“Fuimos a las tiendas y las casas de nuestro barrio para solicitar la colaboración. Nos ayudaron con pollo, con arroz, con aceite, con especias, y nos reunimos en la casa para comenzar a cocinar”, contó Maricela Quito Durán.

Maricela es presidenta del barrio Zhin Zhin, y, junto a su esposo, Héctor Bravo, líderes de una iniciativa que fue bien recibida. No solo la pareja recibió donaciones, sino también manos de la parroquia, quienes ayudaron a preparar 225 tarrinas de comida y bebidas.

Una vez que terminaron de cocinar, lo preparado se repartió entre los policías y militares que estaban cerca del centro de privación de libertad de Turi. Ese grupo de la fuerza del orden había estado custodiando el sector desde que inició la escalada de violencia en Cuenca y Ecuador.

“Esto no es por un tema político. Es un tema de ayuda hacia nuestros militares, hacia nuestra policía en estos momentos en los que están dando la seguridad y resguardo necesario”, dijo Héctor Bravo a diario El Mercurio.

Un ayuda que recién empieza

Para la familia Durán la colaboración recién está empezando. Ayer, los vecinos se volvieron a reunir para cocinar una vez más y repartir más tarrinas de comida ya no solo en Turi, sino en otros sectores de la ciudad.

El objetivo es que, con colaboración, se pueda abarcar lo más que se pueda. Y para eso ya han recibido el apoyo de los propios vecinos y de amigos de la familia. Pollo, arroz, aceite y ollas se han compartido para preparar la comida.

La idea de la familia y vecinos es que no solo se repartan alimentos. También esperan recolectar, por medio de donaciones, agua, galletas, frutas y gaseosas.

“Nosotros solo queremos ayudar en estos momentos tan difíciles. La gente, los vecinos, quienes quieran pueden unirse a esta ayuda para quienes nos están defendiendo. Esperamos que puedan unirse”, dijo Beatriz Durán, mamá de Maricela.

Fuente: Mercurio