Nacionales,  Nacionales Destacadas

Fiscalía denunciará a juez que dio libertad Luisa Espinoza, acusada de comercializar pornografía infantil

La creadora de contenido pornográfico para redes sociales, Luisa Espinoza recibió la libertad condicional tras pasar cerca de dos meses en prisión provisional luego de ser detenida por presunta comercialización de pornografía infantil junto a otras dos personas.

El juez Roberto Calderón decidió el martes 25 de abril de 2023, revocar la prisión preventiva para imponerle a ella y a sus dos compañeros un régimen de comparecencias periódicas ante el juzgado, según detalló en un comunicado la Fiscalía General de Ecuador, que rechazó la decisión y anunció que denunciará al magistrado.

El Ministerio Público aseguró que la solicitud de los procesados para revertir la prisión provisional no tenía sustento legal para ser aceptada por el juez y recordó que a los imputados se les encontraron alrededor de 10.000 imágenes y videos de contenido pornográficos con menores de edad.

El material fue hallado durante un operativo realizado a finales de febrero que contó con el apoyo del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

En esa operación se realizaron una serie de allanamientos en la ciudad de Guayaquil y en el cantón Daule donde fueron detenidos tanto Luisa E., de 27 años, como Ydris M., de 29; y Samuel Ch., de 23.

En los inmuebles allanados también se ubicaron lugares donde presuntamente se realizaban las grabaciones, que luego la creadora editaba y comercializaba supuestamente junto a los otros dos implicados.

El caso comenzó en diciembre pasado a partir de la viralización de un video en el que la creadora de contenido regalaba dulces y golosinas a menores de edad a cambio de que le tocaran los senos.

El expediente fue abierto de oficio en diciembre por la Fiscalía ante las denuncias y quejas en redes sociales por parte de usuarios que tuvieron acceso a ese contenido, de acuerdo con lo reportado por medios locales, que informaron que el video fue grabado en los exteriores de una escuela de Guayaquil.

Fuente: Comercio