Deportes,  Deportes Destacadas

Marruecos da la sorpresa y se mete a cuartos de final del Mundial de Qatar

En un partido que terminó a ceros, incluso pasado la prórroga, la selección de Marruecos se proclama como la sorpresa del Mundial de Qatar, tras derrotar 3-0 en penales a España que aparecía como la favorita de este encuentro.

Con este triunfo Marruecos pasa a cuartos de final a espera del resultado entre Portugal y Suiza.

España que partía como favorita tras golear 7-0 a Costa Rica en la fase de grupos no pudo convertir gracias a la gran defensa de la selección africana.

Marruecos intentó golpear primero, pero un cañonazo al larguero de Gavi, primero (a pesar de que la jugada quedó invalidada por posición antirreglamentaria); y un pase por la izquierda de Jordi Alba a Marco Asensio, que éste culminó con un tiro que salió rozando el poste derecho de la portería defendida por Bono demostraron que España también podía hacer daño.

Sin embargo, la ocasión más clara, pasada la primera media hora, llegó mediante un zurdazo desde fuera del área de Mazraoui que desvió el guardameta del Athletic.

Al descanso se llegó sin goles, pero con la afición marroquí ‘goleando’ en la grada, desde la que siguió apretando en la reanudación. En la que Bono demostró lo bueno que es a lanzamiento de Dani Olmo (m.55).

España seguía en poder del balón, con los hombres de Regragui muy bien ordenados en su campo, en espera de un contraataque. Sofian Amrabat (Fiorentina) deshizo una ocasión de Nico Williams y casi al final Morata cabeceó alto.

Bono sacó una falta envenenada de Dani Olmo; el marcador no se movió y el partido llegó a la prórroga. Que no cambió el guión. España con el balón; Marruecos, con mucho orden, esperando poder sorprender.

En la reapertura, Cheddira puso de nuevo el corazón en un puño a la afición española. en el último suspiro fue Sarabia, que había entrado al final por Nico, el que casi desnivela el marcador.

Al final todo se decidió en los penaltis. Una lotería en la que España no llevaba los décimos correctos. Y en la que brilló el sevillista Bono.

Fuente: República