Deportes,  Deportes Destacadas

Esteban Enderica volvió por la revancha olímpica tras 5 meses de receso por una lesión en su hombro

Esteban Enderica Salgado sufrió un duro golpe anímico el 20 de junio del 2021. Ese día, en Portugal, perdió toda posibilidad de clasificar en la prueba de 10 kilómetros de aguas abiertas para los Juegos Olímpicos en Tokio 2020+1. Iba entre los líderes hasta el kilómetro 8 y en el último tramo no soportó el ritmo de sus rivales.

Su compañero de entrenamientos, el orense David Farinango se ubicó octavo y alcanzó ese ansiado cupo olímpico. Ambos son dirigidos por Juan Fernando Enderica, hermano de Esteban. El objetivo incumplido también afectó emocionalmente a su entorno familiar.

“Resultó un golpe fuerte la no clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio, después de hacer grandes actuaciones en Juegos Panamericanos, Sudamericanos y Copas del Mundo. Nos falló la más importante de todas, pero nunca estuvo en mi mente retirarme o algo por el estilo”.

Después del receso que se tomó para recuperarse intentó regresar a los entrenamientos; sin embargo, una lesión en su hombro derecho lo frenó. Era un pequeño desgarro por lo que decidió descansar para evitar una operación. Esa pausa transcurrió entre julio y diciembre del 2021.

Durante ese tiempo, el nadador de 32 años aprovechó para retomar sus estudios de Administración Deportiva en el Instituto Tecnológico Wissen, que es de dos años. En la actualidad es alumno del tercer ciclo. También aprovechó para compartir más horas con su esposa, la arquitecta Gabriela Lituma, con quien se casó en noviembre del 2020.

En enero del 2022 regresó con todo a los entrenamientos y el 22 de abril reapareció en una competencia oficial. Lo hizo después de 10 meses y fue en la prueba de 10 km del Selectivo Nacional en Salinas con miras a conformar la selección nacional para los Juegos Bolivarianos. Allí terminó tercero y logró la clasificación pese a estar entre un 60 y 70 por ciento de su nivel.

Y vinieron los éxitos

Para los Juegos Bolivarianos llegó en su mejor nivel técnico, físico y anímico. Lo demostró en Valledupar, Colombia, tras ganar las medallas de oro en las pruebas de 5 y 10 km entre el 3 y 5 de julio.

Con las mismas sensaciones viajó para los Juegos Sudamericanos en Asunción, Paraguay. Allí ganó la medalla de plata en la prueba de 10 km y clasificó para los Juegos Panamericanos del próximo año en Santiago de Chile. “Se me rompió el traje de neopreno en plena competencia, parecía un pez globo y eso incidió al final. No obstante, la evaluación es mucho mejor de lo esperado”.

Nuevos retos

Ahora su siguiente desafío es la Copa Mundo de Aguas Abiertas que se realizará el 11 de noviembre en Israel. Con esa competencia finaliza la temporada y ya se piensa en un campamento en México para arrancar la siguiente temporada que tendrá competencias de alto nivel.

Entre sus principales certámenes están el Campeonato Mundial de Natación en Fukuoka, Japón, programados entre el 14 y 30 de julio, así como tres Copa Mundo de Aguas Abiertas. Se suman los Juegos Panamericanos en Chile, entre el 20 de octubre y 5 de noviembre. En Fukuoka se disputarán los tres primeros cupos para los Juegos Olímpicos Paris 2024.

Fuente: La República