Cuenca,  Cuenca Destacadas,  Destacadas

Este mes entra en vigencia el PDOT y PUGS

El Concejo Cantonal de Cuenca aprobó el 23 de agosto, en segundo y definitivo debate, el Plan de Desarrollo y Ordenamiento Territorial (PDOT) y el Plan de Uso y Gestión de Suelo (PUGS).

Se trata de una ordenanza que guiará la planificación y el ordenamiento de Cuenca con proyección a 50 años. El PDOT y PUGS “son fundamentales para la visión que se tiene como ciudad a futuro”, explica Pablo Burbano, vicealcalde de Cuenca.

El PUGS forma parte del PDOT. Burbano explicó que este contiene la nueva planificación de la ciudad. La última se realizó en 1982 y fue actualizada en 2003.

La Ordenanza tiene 154 artículos, 11 capítulos, 15 disposiciones generales, 26 disposiciones transitorias, 2 disposiciones reformatorias, 4 disposiciones derogatorias y la disposición final, según el borrador al que El Mercurio tuvo acceso.

Cuando no existe una planificación adecuada, la ciudad crece de forma desordenada, como ha ocurrido con Cuenca, menciona el edil.

El crecimiento se ha dado hacia las zonas rurales, con viviendas que se han asentado en zonas de riego, márgenes de protección y que consumen suelo productivo. “Esta condición es compleja si es que no le ponemos un freno e identificamos estos sectores”, dijo.

El vicealcalde sostiene que, debido a la falta de una normativa actualizada, la capital azuaya ha crecido 25 veces en su área urbana desde 1950, pero la población creció solamente 8 veces.

“Este desbalance ocasiona que Cuenca no sea sostenible”, explica el funcionario. Añade que una adecuada planificación permite que los ciudadanos tengan mejor acceso a los servicios básicos, conectividad, servicios públicos, salud, educación.

A través del PUGS, se busca que la ciudad no se expanda de una manera “indiscriminada y desordenada”.

Ante esa problemática, el documento aprobado por el Concejo Cantonal da prioridad a las construcciones en vertical, que no es algo nuevo, pero ahora tiene una regulación. “Lo que no necesariamente significa crecer extremadamente en altura”, ya que los indicadores apuntan a que el 75% de los lotes que se encuentran en la parte urbana de Cuenca tienen actualmente un área menor a 150m2 y la norma actual dice que en estos espacios se puede construir una sola vivienda y en el mejor de los casos dos pisos.

Con la nueva ordenanza, en un área menor a los 150 m² se podrá edificar hasta cuatro pisos, con el fin de que los ciudadanos aprovechen el suelo que ya está urbanizado, sin ninguna contraprestación.

“Si la ciudad creciera, en teoría, en esta mancha urbana, seguramente se alojaría a 2 millones de personas en los próximos 50 años sin haber extendido la ciudad”, explica Burbano.

La planificación anterior permitía la edificabilidad, que ahora se conocerá como “edificabilidad básica”, sin contraprestaciones. Es decir, el ciudadano que quiera una “edificabilidad máxima” tiene que dar una compensación, bajo cierto criterio.

“El derecho de edificar es un derecho de la ciudad que se lo puede transferir a un privado, a través de la concesión onerosa de derechos… Actualmente, la norma le llamaba mayor aprovechamiento urbanístico, pero nunca se cobró nada por este concepto”, detalla el vicealcalde.

El Concejo Cantonal también aprobó, dentro de la normativa, la creación de un fondo que estará destinado a la vivienda social, espacio público, e infraestructura.

Fuente: DMC