Deportes,  Deportes Destacadas

Leonai Souza, el volante brasileño que jugará en Barcelona

Barcelona confirmó a través de sus redes sociales el fichaje del mediocampista brasileño Leonai Souza, jugador que proviene del club uruguayo Plaza Colonia de la Primera División de ese país.

La noticia ha causado revuelo y se convirtió en tendencia en redes sociales en las últimas horas dado que, según la prensa uruguaya, se trata de un volante talentoso, especialmente virtuoso, que incluso fue elegido como el mejor jugador extranjero de la temporada 2021 del certamen charrúa.

Barcelona ha ganado la pulseada por Souza a los gigantes uruguayos Peñarol y Nacional, cuadros que buscaban su fichaje.

La llegada de Souza tiene que ver con la fallida contratación del volante mixto Joao Ortiz, del Delfín de Manta, cuadro que tras negociar durante semanas con Barcelona finalmente se puso de acuerdo con Liga de Quito, algo que causó especial malestar en la dirigencia torera.

Según los videos que circulan en Youtube, Souza es un jugador que se mueve por toda la zona del mediocampo con especial velocidad, regate, agilidad, gambeta y gira sobre su propio eje de forma vertiginosa. Tiene gran capacidad de quite y de habilitación a los ofensivos con su pie zurdo especialmente.

Souza disputará la titularidad en el mediocampo con los centrocampistas Nixon Molina, Bruno Piñatares y Nixón Carcelén.

Con ello Barcelona ha completado su cuota de jugadores foráneos, integrada por el arquero argentino Javier Burrai; el defensa central uruguayo Carlos Rodríguez; el volante uruguayo Bruno Piñatares, el mediocampista de ataque argentino Emmanuel Martínez y el delantero uruguayo Gabriel Mastriani.

El equipo torero también se reforzó para la nueva temporada con el defensa Luca Sosa y los volantes extremos Tito Valencia, Cristian Penilla y Erick Castillo.

Barcelona jugará la primera fase de la Copa Libertadores 2022 ante el Montevideo City Torque de Uruguay en partidos de ida y vuelta programados para el 8 y 15 de febrero, primero en Montevideo y Guayaquil.

Fuente: El Mercurio