Deportes,  Deportes Destacadas

El triatlón azuayo cierra el año con el alumbramiento de nuevos prospectos

El triatlón ecuatoriano cerró la temporada con el alumbramiento de nuevos talentos que sueñan con llegar a la élite donde hoy ven destacarse a sus máximos referentes. Alejandra Proaño y Juan David Peña son dos de ellos. Ambos ven en Elizabeth Bravo, un ejemplo a seguir.

“En verdad me parece una buena persona y veo que disfruta lo que hace, no lo sufre, y sé que algún día voy a llegar al nivel que ella está”, dice Alejandra. Ella lleva cinco años en la disciplina bajo la directriz técnica del Club Hermanos Enderica.

El pasado 11 de diciembre fue un día que nunca olvidará. En su cumpleaños registró su mejor resultado en triatlón al ubicarse quinta en la categoría 12-13 años durante el Campeonato Nacional Infantil y Prejuvenil que se realizó en Salinas.

Aunque la corriente le arrastró un poco en la natación y los huecos en las vías le obligaron a conducir con bastante cuidado en el ciclismo, Alejandra pudo situarse entre las cinco mejores del país con un gran remate en el atletismo, su principal fortaleza.

Lo que más le gusta del deporte es que todos los días entrena algo distinto. Sus padres Patricia Guerrero y Cristian Proaño son sus principales soportes. Confiesa que es bastante motivante verlos competir con ella en certámenes de Trail Running, porque no hay mejor experiencia que tener cerca a alguien que entienda el día a día de un deportista.

Sus inicios fueron en el ballet, a los cinco años. Después le atrajo mucho el triatlón, pero debido a su tierna edad probó baloncesto en un vacacional. El deporte colectivo no le convenció del todo.

Con apoyo de sus padres, intentó una vez más incursionar en el triatlón. Después de dos semanas de pasar en el vacacional, Xavier Enderica identificó su talento y desde los siete años no descuida sus entrenamientos. entrena de 17:00 a 20:30 de lunes a viernes y los sábados o domingos de 08:30 a 12:30.

Fuente: El Mercurio