Cuenca,  Cuenca Destacadas,  Destacadas

Niño Jesús representa la religión de un pueblo

En diciembre se recuerda el nacimiento de Jesús con diferentes actividades religiosas, destacando el tradicional Pase del Niño y la novena.

Para las familias católicas es común tener la imagen de un Niño Jesús en el hogar, inclusive toman un nombre dependiendo de la cultura o tradición de una localidad.

El sacerdote Joffre Astudillo, secretario de la Arquidiócesis de Cuenca, indicó que litúrgicamente se denominan advocaciones. “Así, se habla del Niño Jesús de Atocha, Divino Niño, Niño Viajero… Son advocaciones y se refieren a una sola naturaleza que es Jesús hecho carne, hecho hombre, en el corazón de la sociedad”, explicó el sacerdote.

Astudillo dijo que más allá de haber varios nombres de Niños, son advocaciones que deben referirse a una sola presencia, que es la imagen de Jesús. “Principalmente toman nombres por las tradiciones de las ciudades o pueblos”.

Rosa Pulla fue la persona que denominó Niño Viajero a una imagen que monseñor Miguel Cordero Crespo trajo en su viaje, en 1961. “El papa Juan XXIII bendijo la imagen y apenas llegó a la ciudad, una de sus fieles, Rosa Pulla, exclamó: ¡llegó el viajerito! y desde ese instante tomó esa denominación”, recordó.

Todas las advocaciones nuevas tienen que ser aprobadas a través de un decreto que lo emite el arzobispo. A partir de ese instante se lleva adelante cualquier espiritualidad, novena o forma de expresión religiosa en torno a la imagen.

Identidad del pueblo

Ana Cecilia Salazar, docente de Sociología, dijo que la devoción popular es uno de los elementos más importantes de la identidad del pueblo que es creyente.

“En épocas en las que existen celebraciones y conmemoraciones religiosas se impregnan de este espíritu que implica la identificación con la sencillez, humildad o expectativa de esperanza”, señaló Salazar.

En diciembre, la gente se relaciona con los personajes históricos que generan esa fortaleza y toman denominaciones para tener una identificación más cercana.

Para Salazar se trata de un solo Niño; al igual que es una sola Virgen.

Fuente: El Mercurio