Nacionales,  Nacionales Destacadas

Corridas de toros clandestinas fueron suspendidas en valles

La Agencia Metropolitana de Control (AMC) informó que se clausuraron establecimientos el fin de semana del sábado 4 y domingo 5 de diciembre del 2021, en donde se tenía previsto realizar eventos taurinos por las fiestas de Quito.

La Intendencia de Policía de Pichincha dijo que uno de los operativos para suspender la corrida de toros se realizó después de recibir la denuncia de usuarios en redes sociales.

Las personas alertaron a las autoridades de que en una finca, ubicada en Yaruquí, parroquia del valle del nororiente de Quito, se había programado un evento taurino clandestino además de una fiesta, sin cumplir con los protocolos de bioseguridad .

Alrededor de 20 personas entre agentes de Control, Unidad de Bienestar Animal, Secretaría de Seguridad, Agencia Metropolitana de Control, Policía Nacional y la Administración Zonal de Tumbaco acudieron al lugar para verificar el hecho.

Luego de una larga jornada que empezó desde las 08:00 hasta las 21:00, funcionarios de la Unidad de Bienestar Animal verificaron que no se realizó la corrida de toros y que no existía presencia de animales en dicho evento.

La Agencia Metropolitana de Control (AMC) dijo que constató que se trataba de un evento privado, por el cual los organizadores cobraban por la entrada al lugar. Debido a que se trataba de una actividad económica, los gestores debían presentar su Licencia Metropolitana Única para el Ejercicio de Actividades Económicas (LUAE).

Según la AMC, los organizadores no contaban con los permisos correspondientes y en el lugar se registró que no había distanciamiento social ni medidas de bioseguridad por lo que las autoridades procedieron a clausurar el establecimiento.

El sábado 4 de diciembre, un hecho similar ocurrió en Nono, parroquia del valle del noroccidente de la capital. En ese sector, funcionarios de la Agencia Metropolitana de control clausuraron un ecoparque por no contar con la LUAE “para ejercer la actividad económica de organización de eventos, además de incumplir con la Ordenanza Metropolitana que prohíbe los espectáculos públicos que involucren maltrato de animales“.

Fuente: El Comercio