Cuenca,  Cuenca Destacadas,  Destacadas

Regeneración urbana en Feria Libre

Como parte de una intervención de regeneración urbana en la Feria Libre, de El Arenal, el Municipio de Cuenca construye áreas verdes y la primera carretovía, que habrá en los mercados de esta ciudad.

Se trata de un sendero que estará en la calle Roberto Crespo, que será para uso exclusivo de estibadores o carretilleros. Son unas 600 personas que se dedican a estas actividades. Los trabajos iniciaron esta semana.

Esta carretovía tendrá dos metros de ancho y alrededor de 200 de longitud; y conectará la zona de horticultores de la Roberto Crespo con la calle Eduardo Arias, donde están los comerciantes mayoristas de frutas.

De acuerdo con un diagnóstico de la Dirección de Gestión de Movilidad (DGM), de la municipalidad, al contar con una vía exclusiva para los carretilleros se mejora el orden.

Exclusivos

Y es que con esto se brinda espacios exclusivos de circulación para los diferentes modos de trasportación entre vehículos livianos y pesados además de peatones y estibadores.

Con este callejón buscan brindar seguridad a las personas que cumplen estas labores porque los incidentes entre los transeúntes y los vehículos son frecuentes.

Cristian Patiño, titular de la Dirección de Mercados y Comercio Autónomo, de la municipalidad local, explicó que los comerciantes de este lugar desde hace algunos años han solicitado algunas mejoras.

Por ejemplo, mejorar los parqueos para los clientes y también el flujo vehicular alrededor de este centro de abasto, pues circundar toda esta zona comercial tomaba hasta 40 minutos en los días de feria.

“Este proyecto busca sobre todo mejorar el flujo en la calle Roberto Crespo pues recordemos que allí se produce creo que más del 80% de los embotellamientos y el comercio informal…”, precisó.

Esta vía, como parte de un plan de congestionamiento, se divide en dos carriles, con una sola dirección. Uno: permite un flujo continuo y el otro: es destinado para carga y descarga, y estacionamiento para los usuarios.

Fuente: El Mercurio