Deportes,  Deportes Destacadas

El Barça empata con el Benfica y su clasificación se complica

El Barça ofreció su mejor versión de la temporada ante el Benfica, pero ésta no fue suficiente para pasar del 0-0 en el Camp Nou y se jugará el pase en la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, en la que deberá vencer en el inexpugnable Allianz Arena ante el Bayern de Múnich o esperar que el Benfica no sea capaz de batir al Dinamo de Kiev.

El lunes Xavi Hernández, con el traje de psicólogo puesto, le pidió cuatro cosas a su equipo: orgullo, espíritu de revancha, optimismo y tener presente que es el Barça. Nada de eso falló este martes en el feudo azulgrana, pero la falta de efectividad de cara a gol fue un peaje demasiado caro.

«A rato verás un 4-3-3, a ratos un 3-4-3 o un 3-5-2», anunció Xavi en los prolegómenos del encuentro mientras en el césped del Camp Nou diluviaba como durante gran parte del resto del día para desespero de gran parte de los aficionados, descubiertos, en una nueva muestra de que la casa azulgrana ha quedado anticuada.

La lluvia, amiga de la épica, fue disminuyendo una vez iniciado el encuentro y entonces se pudo comprobar que el 3-4-3 que tan en práctica puso Xavi en el Al Saad también fue el dibujo de partida del conjunto azulgrana.

La solución de Xavi para completar la delantera titular fue el austríaco Yusuf Demir, que no jugaba de inicio desde el 23 de septiembre ante el Cádiz. Desahuciados en el banquillo se quedaron el fichaje más caro de la historia del Barça, Philippe Coutinho, y un señalado Luuk de Jong.

Precisamente Demir tuvo la primera ocasión de gol con un disparo fuerte y raso que obligó a estirarse a Odisseas Vlachodimos. Pero lo más positivo para el Barça fue su intensidad, encarnada especialmente en Ronald Araujo y Nico González, y su efectivo juego de combinación, capitaneado por Sergio Busquets, que ahogaron a un Benfica que tardó en conectar con el gigante Roman Yaremchuk.

El Barcelona se acercaba una y otra vez al área del conjunto lisboeta, pero las dudas de Memphis Depay, la falta de puntería de Gavi (autor de un nuevo recital en el centro del campo) y el acierto de Vlachodimos ante Jordi Alba mantuvieron las tablas. Ante tal ofensiva, Nicolás Otamendi pidió una reacción a sus compañeros al borde de la media hora de juego.

Fuente: El Mercurio