Internacionales,  Internacionales Destacadas

Bananeros latinoamericanos piden precios justos a mercados de Europa y EE.UU.

Gremios bananeros de Ecuador, Colombia, Guatemala, Honduras, República Dominicana y Costa Rica suscribieron en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil un «Gran acuerdo regional por la responsabilidad compartida», con el que piden precios justos a los mercados de consumo en Europa y EE.UU.

Dicho acuerdo, elaborado en el marco de la 18 Convención Internacional del Banano 2021, expresa la preocupación de los gremios latinoamericanos frente a la «postura de los supermercados europeos, británicos y estadounidenses».

Y los acusan de haber ejercido posturas dominantes en las negociaciones sobre el precio internacional de la fruta sin considerar «la realidad de los mercados internacionales» y el incremento de los costes de producción.

«Actualmente, la producción agrícola soporta la suma de diversos costes, tales como recursos humanos, control fitosanitario, certificación, empaquetado, transporte o distribución», lo que supone una «seria amenaza para los productores de alimentos», precisaron los gremios bananeros en el texto del acuerdo.

Calculan que los costos de las materias primas han aumentado el 22 % y que el flete del transporte marítimo, única vía por la que se transporta el banano a Europa y EE.UU., un 328 %.

Todo ello sumado a la inflación y los problemas propios de cada mercado y región en la cadena de suministro global, se agrega en el texto.

«Los productores y exportadores de banano, quienes cumplimos con los objetivos y nuevos estándares de sostenibilidad social y medioambientales exigidos por instituciones públicas y privadas, necesitamos del compromiso de toda la cadena para garantizar la viabilidad de esta industria», agrega el texto.

Es, entonces, el principio de «responsabilidad compartida» el que todos los involucrados deben tomar en cuenta en la «distribución de los costes de manera equitativa entre todos los actores».

Asimismo, señala que «la sostenibilidad exigida por los supermercados para vender el producto en sus estantes implica un aumento de costos».

No obstante, «son los productores los que soportan mayoritariamente» la carestía en la cadena de valor, aunque son ellos «los menos beneficiados» y los que «mayor presión reciben y mayores riesgos corren».

La producción bananera latinoamericana sostiene a miles de familias, principalmente en entornos rurales, una realidad que los supermercados «europeo, británico y estadounidense ignoran y el consumidor desconoce».

Fuente: El Mercurio