Deportes,  Deportes Destacadas

Los padres son el cimiento del Mini Downhill

Mientras los padres de familia están con los “nervios de punta”, sus hijos no dejan de divertirse sobre una bici sin pedales. “Es parte de… Si hay una caída, te levantas y sigues adelante. No están demás nunca esos nervios, ya nos ha pasado, ha rodado montañas y claro, nosotros con los ojos llenos de lágrimas, pero en cambio ellos felices de participar y llegar”, cuenta Elizabeth Suárez.

Sus ojos brillaban de felicidad tras ver a su hijo José Elías Cobos ganar la categoría 2015 en la tercera válida nacional del Mini Downhill correspondiente a la Copa de Ciclismo Infantil 2021, en el Bike Park Guagualzhumi.

Uno de los mas vitoreados fue Christopher Ñauta, representante de la Escuela Carpes. ¡Bravo, Chocolate!, se escuchaba, mientras el rider recibía su premio como vencedor en la categoría 2016. Se impuso a Marlon Vizhñay, de Ciclorutas-Cuenca, y a Matthew Pulia, de Guayas.

Ñauta “es un piloto súper obediente, muy rápido”, destaca su entrenador Andrés Cárdenas y resalta la importancia de la práctica del deporte en edades tempranas para formar el carácter.

Su madre, Rocío Chapa, asegura que el esfuerzo económico que hacen los padres, es significativo, pero le coloca en segundo plano. “Lo importante es que haga deporte, que disfrute y el resto ya viene por añadidura”.

El ciclismo sin pedales tiene participantes desde los dos años de edad. En esta categoría,  regalaron ternura y espectáculo los primos Benjamín Uyaguari y Juan Andrés Uyaguari. Ellos se impusieron, en su orden, en la 2018-19. Los cuencanos reservaron el tercer puesto a Mauricio Salgado, de Limón Indanza.

En la categoría 2016-17 mujeres destacaron Ariana Illescas, Sara Osorio (Ciclorutas), Sofía Atiencia (Lemon MTB), mientras que en pedales inferior resaltaron Matías Molina, Amanda Larriva y Bruno Cordero. 

Fuente: El Mercurio