Cuenca,  Cuenca Destacadas,  Destacadas

La ciudadanía relaciona la subida de precios de productos con el alza de combustibles

El aumento gradual en el precio de combustibles ha generado malestar en algunas personas, quienes sienten que los productos han subido por causa de dicha medida.

Diario El Mercurio realizó un recorrido en la Feria Libre, en donde recogió criterios sobre esta situación.

Walter Mera descargaba naranjas a tempranas horas de un camión. El comerciante cuenta que trae los cítricos desde Poza Honda-Manabí.

Realiza tres viajes a la semana. Por este motivo sostiene que el incremento del diésel afecta a todos, especialmente al consumidor final. “La gente cosecha naranja de los árboles y barquean (llevan el producto) al transporte pesado en autos pequeños a gasolina. Desde ahí prácticamente se empieza a incrementar el costo…”.

Mera acota que “el alza de combustible no afecta unos pocos centavitos, como dice el Gobierno, ya que también han aumentado los precios de aceites (minerales) y llantas. Prácticamente es una cadena, sube la gasolina, sube todo”.

Así, citó como ejemplo que actualmente vende 100 naranjas en 4,50 dólares, antes costaba 4. “Hay que ir subiendo (el precio) porque todo genera gastos”.

Alexandra Campoverde, comerciante de frutas, coincide que “el alza de combustible afecta directamente los bolsillos de los ecuatorianos, sin embargo, no podemos subir los precios porque la gente ya no nos compraría y nuestros productos se dañarían”.

En este sentido detalla que se ha mantenido el precio de 20 naranjas por un dólar, y 25 mandarinas por el mismo valor. “Si estos productos llegan a subir los próximos días es porque ya empiezan a escasear, se está terminando la temporada”.

La comerciante cree que se debe congelar el precio del combustible. “Todos nos vemos perjudicados porque prácticamente la transportación mueve la economía”.

Elisa Pala trae desde Riobamba arveja, fréjol, choclo, zanahoria. Para transportar estos productos alquila fletes, cuyos costos han aumentado, asegura.

“Está mal que cada mes aumenten los precios de los combustibles porque directa o indirectamente sube todo. (Sin embargo) Nuestro producto está al mismo precio, a veces trabajamos a pérdida”.

En donde los precios si han subido es en las tiendas, opina. “Un aceite de dos litros que valía 5,40 dólares ahora está en 8,50”.

Fuente: El Mercurio