Nacionales,  Nacionales Destacadas

Los ciberataques se incrementan a nivel nacional

Los ataques cibernéticos o ciberataques han aumentado en los últimos tiempos. De acuerdo a un informe de “Phishing Activity Trends Report” esta actividad se ha duplicado si se comparan los porcentajes de fraudes de diciembre 2020 con enero 2021.

Felipe Quezada, ingeniero de sistemas, graduado en la Universidad del Azuay (UDA), define al ataque cibernético como la intención deliberada y maliciosa de violar un sistema de información de una persona o empresa con diferentes fines, principalmente económico.

De ahí la necesidad de tomar precauciones en Internet para evitar ser víctima de estos delitos.

Lo primero que se debe tomar en cuenta es verificar si la página web a la que queremos acceder es segura. “Hay ocasiones en que los hackers crean estos sitios electrónicos, pero la dirección no coincide con la original, es fraudulenta”.

Cuando la dirección electrónica es real, se puede observar un candado a la izquierda de la el Localizador Uniforme de Recurso (URL, por sus siglas en inglés), garantizando así su seguridad.

También se debe poner mucha atención para poder identificar correos electrónicos falsos que simulan ser enviados desde diferentes bancos con mensajes que tratan de sorprender a la víctima, tales como: “su cuenta será desactivada”, “tiene un saldo pendiente”, “procederemos a la devolución de su dinero”, etc, mismos que tienen enlaces para direccionarlos a otra página electrónica que no es más que una imitación de la legítima, en donde le piden su usuario y contraseña. A esta acción se conoce como “phishing”.

Los fraudes ahora se extienden a otras plataformas como SMS o Whats App, acota Quezada. “Por medio de estos servicios de mensajería se envían enlaces que redireccionan a páginas web falsas o intentan que el usuario, a través de engaños, entreguen sus datos personales como el número de tarjeta de crédito, la fecha de expiración y el código CVC, con los que se puede hacer compras online…las instituciones financieras siempre recalcan que ellas nunca piden ese tipo de información”.

Si una persona “muerde el anzuelo”, el atacante puede robar su identidad, vaciar cuentas bancarias o vender información personal, lo que les puede tomar apenas unos cinco minutos. “Debemos recordar que cuando se firma contrato con el banco para acceder a los servicios en línea, el cliente se hace responsable de las credenciales”.

En cualquier caso, la recomendación es comunicarse o acercarse a la institución financiera lo antes posible para evitar que “vacíen” su tarjeta.

Para librarse de malos momentos se recomienda colocar contraseñas alfa numéricas. “En Ecuador, las claves más utilizadas son los números de cédula, que es lo más fácil encontrar en Internet; nombres de los hijos; fechas de cumpleaños, y el apodo o sobrenombre…”.

Es así que una contraseña por lo menos debe tener una letra mayúscula, otra minúscula, un número y un símbolo, dígase un punto, asterisco, etc.

Fuente: El Mercurio