Cuenca,  Cuenca Destacadas,  Destacadas

Vázquez: A problemas duros, decisiones fuertes

La “Ley de Creación de Oportunidades” fue entregado el pasado viernes por parte del Ejecutivo a la Asamblea Nacional para su respectivo debate.

Rafael Vázquez, director regional del Trabajo y Servicio Público de Cuenca, se refirió sobre este proyecto que tiene tres ejes: simplificación tributaria, reforma laboral y atracción de inversiones. A continuación, sus impresiones:

¿Cómo se encuentran las cifras del subempleo y desempleo?

El desempleo ha sido un problema de 40 años en el país, y claro el subempleo siempre ha estado de la mano con el empleo inadecuado.

El desempleo se ha agudizado en los últimos años y más aún con la crisis sanitaria. Estamos en una fase de recuperación en el 2021, pero se está recuperando puestos o cargos que la gente ha perdido en el 2020.

En 1991, de acuerdo a las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) y la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU), la Población Económicamente Activa (PEA) era de 4.200.000 habitantes, con una tasa de desempleo de 4,62%. En 2003, la tasa de desempleo sube a 5,66; mientras en 2007, es del 5%.

El desempleo en 2013 baja al 4,2%, en el 2016 sube al 5,2%; en el 2019 baja a 3,8% y finalmente en 2020 terminamos con la tasa de desempleo del 4,9.

Estos datos revelan cómo ha evolucionado este problema llamado desempleo, sin tomar en cuenta el desempleo y el empleo inadecuado en el que están 7 de cada 10 ecuatorianos. El subempleo actualmente tiene una cifra entera de 2.000.040 personas.

El desempleo es una problemática que no ha cambiado en estos últimos 30 años, por lo tanto, a problemas duros, decisiones fuertes.

Para este problema el señor presidente Guillermo Lasso se ha visto en la necesidad de tomar decisiones en políticas sociales, en este caso la Ley de Oportunidades. No queremos que como país se tomen decisiones parche.

¿Por qué no se han tomado estas decisiones en anteriores Gobiernos? … porque lamentablemente ellos han pensado que más vale la política que las próximas generaciones.

Fuente: El Mercurio