Deportes,  Deportes Destacadas

Leylah Fernández se fue del US Open como la campeona moral indiscutible

Nunca antes, en un torneo de Grand Slam, una tenista número 73 del mundo, con apenas 19 años, había sido capaz de alcanzar la final después de haber dejado en el camino a tres de las Top 10 y a dos campeonas como lo hizo la adolescente canadiense Leylah Fernández, que a pesar de perder el partido por el título del Abierto de Estados Unidos, se fue de Flushing Meadows como la campeona moral indiscutible.

A pesar de la derrota, durante la entrega de los trofeos, los más de 23.000 aficionados puestos en pie en la pista central Arthur Ashe Stadium se pusieron de pie y le dedicaron más de varios minutos de una ovación permanente.

“Ha sido algo increíble el recorrido que he tenido en el torneo, que a pesar de la derrota, que creo que se dio porque cometí errores no forzados en los momentos decisivos, me voy mucho más convencida de todo lo mucho que puedo mejorar de cara al futuro”, declaró Fernández. “Entristece perder el partido de la final, pero a la vez se que he crecido en todo los aspectos y eso es algo fundamental para mi futuro”.

Fernández dijo que también estaba preparada para superar la derrota porque su familia siempre le había educado en los reveses y en los triunfos que te puede dar la vida y estaba preparada para ello.

“Lo único que tengo que hacer después de esta derrota es crecer mucho más de cara al futuro y volver el próximo año convertida en una tenista más completa”, destacó Fernández. “Además he tenido un torneo en el que he disfrutado al máximo de todo lo sucedido en Nueva York junto a mi familia y entrenador”.

Fernández, que ganó en la tercera ronda a la campeona del 2020, la japonesa Naomi Osaka, tercera favorita, luego a la alemana Angelique Kerber, campeona en el 2016, además de a la quinta favorita la ucraniana Elina Svitolina y a la segunda, la bielorrusa Aryna Sabalenka, todos los partidos a tres sets, dijo que la experiencia había sido única.

Fuente: El Comercio