Nacionales,  Nacionales Destacadas

Un chat revelaría interferencia de Pablo Celi en desvanecimiento de glosa de Claro

Un chat entre Daysi Guevara, empleada de Contraloría, y el excontralor Pablo Celi, que fue hallado en el teléfono celular del propio Celi, demostraría que dicho funcionario habría intervenido en el tema del desvanecimiento de la glosa por $ 111,9 millones que existía en el caso de Conecel (Claro).

Daysi Guevara le suplicaba en dicho chat a Celi que no le hiciera daño a su familia. Pero además le indicaba que “jamás me atrevería a decir nada, absolutamente nada de usted, de todo lo que tuve que desvanecer cuando me lo solicitó y aún en el caso de Claro que sé que está en la Fiscalía. Tenga la seguridad que yo solo diré que usted jamás solicitaría nada que esté reñido con la ley”.

Dicho chat fue expuesto por Fernando Villavicencio, presidente de la Comisión de Fiscalización, en la jornada de la mañana y tarde de este domingo, en el que se continuó con el proceso de juicio político en el seno de la Asamblea.

La mayoría de los comparecientes de este día tenían relación con la elaboración del informe de Contraloría que estableció, en primera instancia, que había una presunción de glosa en el caso de Claro, pues se calculaba que debía cobrarse $ 291 millones, y solo se cobró $180 millones, pero que luego fue desvanecida.

Adicionalmente, hace pocos minutos Nelson Villavicencio, quien fue funcionario de Contraloría y subalterno de Daysi Guevara, y que había realizado un proyecto de resolución por el cual se ratificaba en la glosa en el caso de Claro, confirmó que tuvo presiones para cambiarlo. Relató que Luis Miño, entonces director de Responsabilidades de la Contraloría, le quiso obligar a cambiarlo, pero él se negó. Sus argumentos eran que la documentación entregada para rebatir el informe inicial de Contraloría no estaba certificada y las pericias privadas que se contrataron por parte de Conecel (Claro) no fueron entregadas de manera judicial.

Frente a su posición, se le notificó con su desvinculación de la Contraloría. Nelson Villavicencio tuvo oportunidad de exponer su caso ante el contralor Celi, quien conoció del tema y dispuso su reincorporación, pero enseguida ocurrieron ciertos acontecimientos que le llamaron la atención: se le entregó una computadora nueva y le mandaron de vacaciones. Posteriormente denunció que sufrió persecución, asalto a su casa y finalmente la salida definitiva de la entidad. Ahora es testigo protegido de la Fiscalía en el caso del tema de Claro que se está investigando.

Fuente: El Universo