Deportes,  Deportes Destacadas

Árbitros del fútbol ecuatoriano resultaron comprometidos con audios sospechosos y son investigados, según afirma Luis Muentes

Este martes volvió a la palestra Luis Muentes, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Árbitros de Fútbol (Aedaf), para denunciar que varios árbitros resultaron “comprometidos” con audios que se expusieron en días recientes ante la Comisión Nacional de Arbitraje (CNA) de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) y que estarían siendo investigados por presuntos actos de corrupción.

Tras la reciente advertencia que hicieron a la Liga Profesional de Fútbol del Ecuador de que los árbitros designados para los partidos disputados del pasado sábado no se iban a presentar, alegando que estaban impagos hace tres meses, Muentes arremetió este día contra Carlos Manzur, miembro del directorio de la FEF, y Roger Zambrano, titular de la CNA.

“Nos reunimos en Guayaquil y se hicieron escuchar unos audios donde comprometían a algunos árbitros. Fueron separados. Nosotros queríamos saber nombres y apellidos para saber con quién estábamos trabajando. Todos los detalles los tiene la Comisión de Árbitros que nunca dice nada”, dijo Muentes en un diálogo con el radiodifusor Mario Canessa.

“Cuando se dijeron los nombres (en la reunión con la CNA) de las personas involucradas con esos audios, ellos fueron separados. Cuando les pregunté por qué no lo hacen público, Carlos Manzur (expresidente de la CNA) me dijo que estaba en una profunda investigación”, complementó.

Muentes, que está en el ojo de la tormenta por los dimes y diretes con el presidente de la Liga Profesional (Miguel Ángel Loor) antes de la reanudación del torneo LigaPro Serie A, agregó en su diálogo con Canessa: “A Roger Zambrano (principal de la CNA) le escuché cuando dijo: ‘Nosotros somos quienes (a los réferis) los preparamos, graduamos, designamos y hacemos escalafón’. Si eso no es presión, ¿cómo se llama? Tienen que ir a pitar aunque no les paguen porque yo los designo (en alusión a Zambrano). Al sentir esa presión se vuelven sumisos, los árbitros no están siendo libres de desarrollar su carrera”.

Fuente: El Universo