Internacionales,  Internacionales Destacadas

China puso fin en cinco años a su cuestionada política de hijos únicos

En China, el país más poblado del mundo, a finales de la década de 1970 las autoridades descubrieron que la población rozaba los 1.000 millones de habitantes, casi el doble que en 1949 (cuando los comunistas llegaron al poder), y en respuesta impusieron la política del hijo único de la mano de fuertes multas para quienes la infringieran. Tuvieron que pasar más de 35 años para que sus ciudadanos puedan ver cambios y autorizaciones para tener más hijos, sin embargo, la natalidad no ha vuelto a despegar.

Este lunes el país asiático anunció que autorizará tener hasta tres hijos por familia, suprimiendo el límite de dos autorizado en 2016, con la esperanza de reactivar la tasa de natalidad y contrarrestar el envejecimiento de su población que supera 1.400 millones de habitantes.

Tres semanas después de los resultados de su último censo, que reveló una fuerte desaceleración del crecimiento de su población, China se decidió a liberalizar su política familiar, pero manteniendo un límite de no más de tres hijos por pareja. El año pasado, el número de nacimientos cayó a 12 millones, su nivel más bajo desde 1961.

“En respuesta al envejecimiento de la población (…), las parejas serán autorizadas a tener tres hijos”, informó la agencia estatal de noticias, citando las conclusiones de una reunión del buró político del Partido Comunista encabezada por el presidente Xi Jinping.

Fuente: El Universo