Cuenca,  Cuenca Destacadas,  Destacadas

Acoso laboral en tiempos de necesidad

Es miércoles por la madrugada y Camila S. (identidad protegida), no logra conciliar el sueño a pesar de que tomó los relajantes musculares y las gotas tranquilizantes que le recetaron para dormir. ¿La razón? No deja de pensar en la reunión que tendrá por la mañana con sus jefes, en la que tendrá que soportar maltratos un día más: “Con mi compañera (de trabajo) les pusimos ‘los miércoles de humillación’ porque son literal, así. Me baja la presión, me siento mareada y no es hasta que salgo de la reunión que me siento un poco aliviada. Él (el gerente) nos dice que no servimos, que no tenemos materia gris”, cuenta Camila S. Ella presenta síntomas de lo que los profesionales llaman “mobbing” o “acoso laboral”.

“Se entiende por acoso laboral, a todo comportamiento atentatorio a la dignidad de la persona que ocasione menoscabo, maltrato, humillación o un perjuicio en la situación laboral”, dice la Ley Orgánica Reformatoria del Servicio Público y al Código de Trabajo, que busca proteger a trabajadores como ella. “Debe ser reiterado, es decir, repetirse varias veces para ser considerado acoso laboral”, explica Xavier Bermúdez, coordinador zonal 6 del Ministerio de Trabajo; y, aclara que es importante que el denunciante “tenga claro si en su caso existe de verdad acoso laboral o si el trabajador está confundiendo la situación con otra situación, como una discriminación”, que también puede ser denunciada.

“En la discriminación, hacen sentir mal a la persona por su raza, condición sexual o cualquier otra función como su condición étnica o religiosa”, diferencia Bermúdez. En 2019, 20 de cada 100 mujeres eran víctimas de acoso laboral y el 97 % de ellas no lo denunciaban, según datos compartidos por el Ministerio del Trabajo.

“El acosador lo hace intencionalmente, no es que no se da cuenta”, dice la psicóloga laboral Rossana García.

“Son cosas que pasan en toda empresa privada, parece que ustedes no hubieran trabajado en otro lado”, le dice a Camila S., el jefe de su departamento quien, junto al gerente de la empresa, es responsable de tratar así a sus empleadas.

“No es algo nuevo, existe desde que comenzó el trabajo; simplemente en la actualidad se visualiza más porque hay leyes que amparan a los empleados y la gente ha empezado a denunciar”, explica la psicóloga García. “Lo más común es que les griten, que se porten groseros, que les hagan sentir de menos”, dice la profesional y aclara que esa no es la única forma de hacer mobbing. “La persona se vuelve una víctima, llega a tener complicaciones de salud y recibe intimidación al punto de querer renunciar, el acoso laboral es ya hostigar a la persona”, explica el coordinador zonal de Trabajo en el Austro del país.

“Pero hay muchas formas y algunas han estado presentes en esta pandemia al máximo porque en las empresas, a causa de la crisis económica, se ha buscado desvincular a personal”, dice la psicóloga García. Según la profesional, acoso laboral también es: cambiar los horarios de trabajo con el fin de complicar al empleado, cambiarle de sucursal a una que le quede lejos sin su consentimiento, ponerle tareas que no le corresponden o para las cuáles no está preparado a nivel profesional, no permitirle participar en las reuniones y otras tantas situaciones más. “Nos ponen a hacer cosas en las que nunca hemos trabajado y nos dicen ‘¿cómo es que no pueden?’”, cuenta Camila S.

Tanto ella como su compañera y todos los empleados que actualmente reciben acoso laboral, pueden denunciar: “Las personas que sufren acoso laboral, pueden ir al área de Talento Humano de sus empresas, presentar su caso y esta área está en la obligación de investigar todo esto. Si la persona se da cuenta de que no está atendida como quisiera, puede ir directamente al Ministerio de Trabajo”, explica la psicóloga Rossana García.

“Lo primero que se debe hacer es hablar con el inspector para que la persona afectada tenga la posibilidad de ser orientada”, dice Bermúdez. Cuenta que los afectados se pueden asesorar en el “Ministerio Virtual”, una plataforma con la que pueden ser atendidos por funcionarios como inspectores laborales para este y otros trámites, a través de la plataforma web Zoom de una manera ágil de 08:00 a 16:00, de lunes a viernes.

Fuente: El Mercurio