Cuenca,  Cuenca Destacadas

Tratamiento gratuito para niños con pie equinovaro

Desde hace aproximadamente ocho años, el Hospital Vicente Corral Moscoso (HVCM) brinda atención y tratamiento gratuito para los menores que padecen de pie equinovaro, también conocido como pie zambo. Este servicio es posible gracias a un convenio firmado con el programa internacional “Miraclefeet”, que financia dichos tratamientos en Cuenca y otras cuatro ciudades del país.

Según explica Gustavo Ochoa, ortopedista-traumatólogo del HVCM, el pie equinovaro es una deformación que presentan los niños al momento del nacimiento. Los pies están en una posición metida hacia la parte interna de las piernas (puede ser un pie o ambos). Ochoa manifiesta que esto ocurre en 1 de cada 500 nacidos vivos, aunque en Ecuador no existe una estadística real.

En el hospital Regional, más de 160 niños son beneficiarios de esta atención, desde niños recién nacidos, hasta niños más grandes que están en la etapa final del tratamiento y esperan recibir el alta médica. Ochoa acota que todavía no se ha podido determinar qué causa esta deformidad en los pies, pero se conoce que no está relacionada a otros problemas en los niños.

“Esto es tratable desde la primera semana después del nacimiento. El tratamiento es a través de la técnica ponseti o de yesos correctores y sucesivos. Con esto evitamos cirugías innecesarias, que implican cicatrices, riesgos y posibles secuelas”, dice Ochoa.

La técnica ponseti consiste en enderezar progresivamente los pies, en el curso de dos meses, con la ayuda de ocho yesos. Pasado este tiempo, el siguiente paso es el alargamiento del tendón percutáneo, y por último, el tratamiento propone el uso de zapatos con una barra especial, conocida como barra de Dennis Brown.

“Estas barras y zapatos los vamos cambiando conforme crece el pie del niño. Luego, cuando ya camina, colocamos las barras solo en las noches, cuando duerme. Así, nos vamos hasta los cuatro o cinco años. Es un tratamiento largo, pero efectivo”, indica el galeno.

En el sector privado, este tipo de tratamiento puede llegar a costar no menos de 4.000 dólares. Mientras, el HVCM es el único hospital público que recibe la donación de todos los implementos (yesos, zapatos, barras especiales), por lo que cada vez se suman más pacientes.

Fuente: El Universo