Nacionales,  Nacionales Destacadas

Cadenas de almacenes toman con cautela sus compras para las diferentes temporadas del 2021

Diez meses han transcurrido desde la llegada de la pandemia del COVID-19 a Ecuador. Esto generó la aplicación de restricciones para evitar los contagios, que, sin embargo, ocasionaron el cierre de comercios y obviamente la caída de la demanda, con serios estragos en la economía.

Era mediados de marzo, en plena temporada playera, a puertas del inicio del ciclo escolar de la costa, época en la que las jugueterías importaban su mercancía para todo el año; por lo que estos sectores se paralizaron también, sectores que un año después se muestran cautelosos en sus adquisiciones.

Ante este panorama, Caterina Costa, presidenta del Comité Empresarial Ecuatoriano y de la Cámara de Industrias de Guayaquil, reconoció que la programación de producción y abastecimiento de mercancía importada se mantiene por debajo de los niveles previos a la pandemia.

Esto como consecuencia del menor nivel de consumo doméstico, que cayó el 6,8 % entre enero y septiembre de 2020 respecto al mismo período de 2019.

“En términos generales, las expectativas para este año son poco favorables, partiendo de que se calcula que en 2020 la economía ecuatoriana se contrajo en aproximadamente 8 %, y el escenario más optimista plantea un crecimiento de 3,1 % para 2021 (según cifras del BCE), lo que significaría una muy lenta recuperación económica”, analizó Costa.

Fuente: El Universo.